/ Opinión

No follamos por no preguntar y otras solo esperamos a que nos follen.

Dice el gran Valenti San Juan en su libro Vivir Es La Polla que:

“A veces no se folla por no preguntar”

Si eres Henry Cavill o Jennifer Lawrence seguro te sobra con quien follar, pero si eres un mortal más en el mundo lo dudo, no porque no le gustes a nadie, sino porque no preguntamos, a veces vemos pasar a la/el que nos gusta y nos quedamos pálidos sin poderle preguntar si quiere follar con nosotros, otras veces tenemos tanto miedo a que nos digan que no que preferimos esperar hasta que alguien nos folle por decirlo de una manera.

¿Ahora como llevamos el ejemplo anterior al mundo de las startup y el emprendimiento?

Seguro si eres Microsoft o Google te sobra con quien “follar” es decir te sobran clientes, socios o gente que quiera invertir en ti, pero si eres un emprendedor que vive en el tercer mundo o eres una empresa pequeña que nadie conoce pues dudo que eso pase, así que te quedan solo dos opciones.

La número uno es salir a seducir con tu encanto y de esa forma encontrar con quien pasar la noche (hacer negocio) o la otra es quedarte ahí, invisible, sobreviviendo y esperar a que alguien venga a follarte (interprétalo como quieras).

Dicen que cuando la experiencia y la oportunidad se cruzan es el momento perfecto, pero ¿qué pasa si en ese momento te quedas pálido/a como cuando pasó frente a ti la/el que te gustaba? ¿Qué pasa si por miedo a que te digan que no dejas ir esa oportunidad?

Conozco a excelentes programadores, diseñadores y en general gente con gran potencial y que ama lo que hace pero que nadie les compra, solo está ahí, esperando que alguien venga a follárselos, pero... ¿por qué pasa esto? Creo que esto merece que analicemos tres puntos importantes:

  • 1- Miedo a que nos digan que no; esto lo he vivido en carne propia y he visto que lo viven muchos de mis conocidos, por ejemplo, conozco emprendedores que no se han animado a ir con un inversionista solo por el hecho de sentir miedo al rechazo, a que su idea no le guste. Aquí es donde yo digo, pero, ¿qué es lo peor que pueda pasar? que te diga que no le gusta y te dé la oportunidad de mejorarla, en mi opinión ese es el peor escenario, aunque claro con esto no digo que anden por ahí preguntando si quieren invertir en su negocio sin estar preparados, eso tampoco está bien.
  • 2- Sentimiento de inferioridad; veo esto muy a menudo, no agregamos al director de XXXX Empresa en LinkedIn por que decimos que no nos va aceptar o no le hablamos al ponente en curso porque creemos que ni nos va poner atención, esto sin duda no es así, tal vez si le preguntamos lo que queremos se nos presente la oportunidad de nuestras vidas.
  • 3- Aun no podemos follar con la computadora o los libros; esto es algo que está presente en la mayoría de mentes brillantes, y es que hay programadores (por poner un ejemplo) que pasan 20 horas al día programando y 4 durmiendo, pero solo haciendo eso no van a follar (conseguir clientes o socios) hay que salir y hacer que tú y tu código sea deseable, hay que hacer muchas más cosas que solo programar.

Para terminar el post y de forma resumida para poder follar (hacer negocio) hay que salir, que el mercado sepa que eres apetecible, hay que preguntar a los demás, hay que hablar con gente y sobre todo estar preparados para hacerlo.

Saludos, Jesús Verduzco (El Yisus)